La curiosa historia de quemar pianos

Este vídeo que veis, es realmente espectacular. Pero, ¿de dónde viene la tradición de quemar pianos? ¿Por qué proceder de este modo? Os vamos a desvelar el por qué de esta tradición, para intentar aclarar las causas que pueden llevar a una persona a quemar este preciado instrumento.

En primer lugar, hemos de decir que nos duele ver que queman pianos: bien podrían traérnoslo y los arreglábamos nosotros para dejarlos como nuevos 🙂 Pero existe una razón para proceder de este modo, y está relacionada con las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos. Tras la Segunda Guerra Mundial, se inició un proceso de reeducación forzada para los pilotos. Se les quería educar en ciertas artes, para conseguir que fueran más civilizados y gentiles. Y se apostó acertadamente porque, semanalmente recibieran clases de piano. Pero los pilotos y miembros del cuerpo recibieron esta noticia como una imposición.

Para rebelarse, quemaban los pianos, con el objetivo de demostrar su desacuerdo con este tipo de imposiciones. Una tradición que, estemos de acuerdo o no, todavía se conserva, como veréis en el siguiente vídeo. Una pieza más reciente que nos muestra a un miembro de estos cuerpos de élite que, tras una serie de explicaciones, pasa a quemar el piano. Insistimos, a nosotros nos da un poco de pena ver este tipo de cosas. Un instrumento es bello en sí mismo, y tiene muchas vidas. Que se lo digan a los especialistas de nuestro taller! Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿cómo veis que se quemen pianos?

2 comentarios
  1. David
    David Dice:

    ¿Que cómo vemos los lectores este asunto? Pues teniendo en cuenta que el objetivo era civilizarlos, está claro que no lo han conseguido.
    Es más: han demostrado que realmente lo que necesitan es precisamente, más educación y cultura y menos violencia y destrucción.

    Saludos.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ¿Por qué queman pianos en Estados Unidos? […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*